25.11.11

Y es que el amo, como todos los hombres desconfiados, aun sin saberlo, teme más a las palabras que a las cosas.
(La noche feroz, Ricardo Menéndez Salmón)